Pensamientos sobre el aborto y su despenalización

En primer lugar quiero aclarar desde qué posición escribo esta entrada. No soy médico, ni psicólogo, ni abogado ni una autoridad religiosa ni de ninguna índole. No soy mujer, así que no puedo hablar por los sentimientos de ellas frente a este tema. No soy padre, así que no sé qué se siente tener un hijo.

Soy una persona normal. Tengo mi propio juego de creencias y valores morales que me guían en mi visión del mundo y en mi toma de decisiones. Elementos que en general respeto, pero a veces traiciono. Elementos que muchas veces me resultan insuficientes para evaluar ciertos temas, como el que hoy nos toca.

Soy cristiano. Creo en un Dios Todopoderoso autor del universo (aunque no creo en el Génesis como proceso creador) que ama al hombre y que le dejó una serie de instrucciones sobre como disfrutar la vida plenamente con Él.

Creo en el respeto de la vida en todas sus formas, incluso siendo yo mismo cómplice de la muerte de miles de animales cada año.

Basado en esa simple premisa, no puedo aceptar el aborto como algo bueno. Está mal. Es asesinato.

El niño no-nato ES una persona. Incluso cuando recién se ha producido la concepción, cuando sus partes no están diferenciadas, es un ser vivo, un humano, una persona. La ley argentina lo entiende así. La ciencia lo entiende así. Y mi fe, también.

Y si alguien lee mi blog, seguramente me preguntará, o pensará en preguntarme cosas como las siguientes:

  • ¿Y qué hay de las mujeres violadas, por qué tienen ellas que cargar durante 9 meses el producto de un acto tan aberrante como una violación?
  • ¿Y si encima esas mujeres eran dementes, o idiotas, o discapacitadas?
  • ¿Y si la mujer no quiere tener al hijo, no tiene ella derecho a decidir sobre su propio cuerpo?
  • ¿Y si el niño va a nacer con un defecto terminal, no es mejor que muera antes de nacer?
  • ¿Y si la familia no le puede dar una vida digna, no es mejor abortarlo que que nazca en un ambiente inhumano o que termine en un orfanato?

Y mi respuesta es simple: No lo sé.

No creo que ni yo, ni nadie, puedan tener una respuesta objetiva sobre estos temas. Por supuesto que podría decir, objetivamente, que una mujer violada debería, al menos, dar a luz el producto de su violación y en última instancia darlo en adopción. Y que eso la convertiría en una heroína a mis ojos. Pero ¿si esa mujer fuera mi hermana? ¿o mi novia? ¿Tendría el valor de decirle “tenés que cargar durante 9 meses el recordatorio de la peor experiencia de tu vida”? No lo sé. No lo creo.

No lo sé.

Pero hay algo que sí sé.

Que el hecho de legalizar el aborto no va a solucionar las causas de los embarazos no deseados. Sólo va a mitigar, quizás, sus efectos. Y eso cambiándolos por otros tan terribles, aunque menos visibles. Después de todo, nadie ve el sufrimiento de un feto.

Legalizar el aborto no va a hacer que haya menos violaciones. O que las personas reciban la suficiente educación sexual como para evitar los embarazos no deseados. O que chicos sean a abandonados en hogares.

Sólo eliminar las consecuencias.

Y esta es mi predicción de lo que va a pasar una vez que se legalice el aborto: nada. Nada va a cambiar. Tal vez nos volvamos un poco más egoístas. E irresponsables. Y tal vez dejemos un precedente sobre el poco valor que le damos a la vida.

Pero nada más

¿Sean felices?

 

R.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s